LA SALIDA

______________________________________________________



Cuentan los más veteranos organizadores de la San Silvestre palentina que hubo un tiempo en que los participantes salían de manera ordenada y lo que es más curioso: justo en el momento que sonaba el pistoletazo ¡y desde la línea de salida! Eran tiempos en los que los atletas en un 90% solían correr habitualmente durante todo el año, y habituados por tanto, a las normas y competiciones de todo tipo de pruebas, populares o no.
Pero ahora las cosas han cambiado.¡Afortunadamente!
La San Silvestre palentina es la carrera popular más multitudinaria e importante del año, y cuando la “masa” se dirige hacia la salida nadie puede predecir en qué momento realmente se pondrá en marcha. Los cánticos de la muchedumbre, disfraces, petardos, botellas de champán descorchándose, nervios e impaciencia de muchos corredores, realmente muchos, que es la única carrera que participan al año… y éstos no tienen el reto de ganar en su categoría, no. Sus objetivos son mucho más importantes. Muchos se juegan el honor ante su familia, el quedar por delante del “pesao” de su “cuñao”, o al menos no quedar el último de la pandilla de amigos, el bajar de 4´ el kilómetro, o mejorar el tiempo del año pasado, o simplemente el terminarla de manera digna (sin ponerse muy rojo y esas cosas) o hacer hueco para la cena de nochevieja,… Lo más bonito de esta carrera (a nuestro entender) es que hay cientos de motivaciones distintas, y todas confluyen en este momento, unas horas antes de terminar el año. Unas horas antes de empezar el año en el que por fin (este de veras que sí) haremos un poco más de deporte.
Todo este cóctel de tensión y emoción provoca que hasta ahora ni jueces, ni organizadores, ni voluntarios, ¡ni el alcalde con una pistola!... seamos capaces de frenar a la “masa” cuando ésta se pone en marcha. En conclusión… la salida suele ser un caos. Y es la única carrera del año en la que se produce esta situación.
Pero la organización no desespera, y seguimos innovando a ver si este año, sí, salimos todos cuando hay que salir y desde donde hay que salir.

La San Silvestre cada año es más grande y desde la organización trabajamos para que esto siga siendo así y además mejore en calidad. Sabemos que aunque lo intentemos hacer lo mejor posible se cometerán errores y de antemano pedimos disculpas. Es muy difícil tener satisfechas a 6000 personas a la vez pero ese es nuestro reto personal, ya que lamentablemente no tendremos posibilidad de correr la carrera más bonita del año. Eso sí también nos propondremos hacer un poquito más de deporte en este año que pronto empezará.
Feliz 2016. La organización.